PUENTES HISTÓRICOS DE MANILA: 1630-1945
Click flag for english
 
3. PUENTE DE BARCAS - PUENTE DE ESPAÑA
El gran terremoto de 1863 que destruyó gran parte de Intramuros dañó también los tramos centrales del centenario Puente Grande de piedra. Se imponía la tarea de reconstruirlo pues era el único que cruzaba el río hasta entonces. Y se imponía también encontrar el modo de seguir manteniendo el tráfico a niveles normales entre las dos orillas durante el tiempo que se tardara en reconstruir el puente arruinado. Para ello se construyó una estructura provisional toda de madera sostenida por pilones hundidos en el agua con un tramo central, de madera también, sobre cuatro barcazas flotando en el río, por lo que se llamó a esta estructura Puente de Barcas.

En la foto a la izquierda aparece el puente con el monumento a Magallanes y la gran mole del convento e iglesia de Santo Domingo al fondo. El monumento, que la administración de EEUU trasladó a un lugar entre el edificio de la Aduana y el río a la derecha y ya fuera de la foto, el convento y la iglesia fueron pulverizados por los bombardeos del ejército norteamericano durante la batalla de Manila.

Rizal recuerda este puente de los días de su niñez con nostalgia. Describiendo la salida de Ibarra de Binondo en su viaje a San Diego dice el novelista:

Ya no estaba el bueno y honrado Puente de Barcas, aquel puente buen filipino, que hacía todo lo posible por servir a pesar de sus naturales imperfecciones, que se elevaba y se deprimía según el capricho del Pásig y que éste más de una vez había maltratado y destrozado.
Noli me Tangere, capítulo 8

El Puente de Barcas aparece en varios mapas de Manila de la época, en el de 1876 con dibujos precisos de las cuatro barcazas que sostenían su flotante tramo central.



Después de un abandono gubernamental que duró años y de dos accidentes casi desastrosos en el ya renqueante Puente de Barcas debidos a crecidas del rio, el Gobierno por fin tramitó la aprobación y aseguró el presupuesto para encargar la obra de reparación y mejoramiento a una compania francesa, Eng. Imbert & Cie en 1872. Se reconstruyó la parte central del Puente Grande derruida por el hundimiento de los cuatro arcos centrales pero esta vez en lugar de los 10 arcos originales se proyectó una obra mixta de ocho arcos: dos centrales, de luces mayores, muy rebajados y construidos en hierro, sin tocar los seis restantes de cantería.

Se mejoraron los accesos desde las calles y se limpiaron los lados del puente haciendo resaltar la cantería blanca de las bóvedas y la que conectaba los pilares con el tablero. Se instalaron tambien elementos metálicos decorativos del puente -arcos centrales,  barandillas y candelabros- que se importaron de Francia.
El puente se abrió al público en 1875 y se rebautizó con el nombre de  Puente de España. En 1901 se ensanchó, para lo que hubo que remover los faroles. Sobre un puente mas ancho, en 1905 se tendió una línea de tranvía eléctrico.

Pero los días del emblemático puente estaban contados. En 1914 una crecida del río provocada por una tormenta tropical destruyó el pilar del centro inutilizando el puente (abajo a la izquierda.) En pocos meses se reparó el centro del puente con un tramo apuntalado de hierro (abajo en el centro) pero la administración
norteamericana decidió abandonarlo y construir otro nuevo en el lugar donde estuvo del Puente de Barcas. Se abrió el nuevo puente con el nombre de Jones en 1921.

Puente de España con el pilar central destruido por la riada de 1914.


Detalle de un callejero de Manila de 1920 con los dos puentes, España (antes de su retirada) y Jones (antes de su inauguración.)
Puente de España con el tramo apuntalado de hierro en el centro.